Iniciando un Proceso de Agilidad Empresarial

Por Mauricio Paris, Consultor de Agilidad MAINT

Proceso de Agilidad Empresarial

Iniciando un proceso de Agilidad Empresarial:

Cada vez son más las empresas que buscan iniciar un proceso de transformación digital, con la finalidad de generar ventajas competitivas y responder de forma rápida a las necesidades cambiantes del mercado. En esta carrera, la Agilidad Empresarial juega un papel fundamental. Brinda a la empresa nuevas formas de trabajar, colaborar, gestionar oportunamente los cambios de prioridades. Así mismo ofrece nuevas formas de alinear las áreas de tecnología y soporte con las áreas de negocio, focalizando los recursos en la creación de valor. Sin embargo, en ocasiones, se confunde la agilidad en el desarrollo o agilidad de equipos, con la agilidad empresarial.

La agilidad en el desarrollo está enfocada en uno o varios equipos de desarrollo de software, los cuáles aplican prácticas ágiles para la implementación de un producto o servicio. En estos casos, se asigna un “Product Owner” que sea el vocero del negocio y los equipos trabajan en una especie de burbuja, aislados del resto de la organización.

Por otro lado, cuando nos referimos a la agilidad empresarial, la diferencia radica en que la agilidad está incorporada en toda la organización. Esto parte desde la detección de las necesidades de los clientes hasta la entrega de un producto o servicio que satisface estas necesidades. De tal modo, implica una serie de cambios en la forma que analizamos las oportunidades de negocio, en como agregamos agilidad a nuestro portafolio de inversiones, en como planificamos y ejecutamos, entre otros. Es un cambio más profundo y holístico. Una organización no puede ser ágil solo porque en un área o grupo de trabajo se aplica la agilidad. Así como auto de carreras no puede ser competitivo únicamente gracias a su motor, depende del chasis, los neumáticos, del piloto, etc.

La organización ágil está surgiendo como el nuevo paradigma organizacional dominante. Más que organización como máquina, la organización ágil es un organismo vivo.

Es por este cambio holístico que los procesos de transformación hacia la agilidad empresarial son complejos e inciertos, dado que es imposible saber desde un inicio cómo será la organización resultante.

Por ejemplo, sería difícil determinar desde el inicio cuál será el modelo operativo ágil, como cambiará la estructura organizativa, cuáles serán las cadenas de entrega de valor, cómo será el cambio cultural, entre otros aspectos.

Si bien existen organizaciones que adoptan una estrategia de Agilidad Empresarial en todos los niveles desde un inicio, la mayoría de las empresas adoptan un proceso iterativo incremental. Esto les permite aprender con la práctica, corregir a tiempo, experimentar, minimizar el impacto del cambio, lograr victorias tempranas y generar la inercia necesaria para llevar el cambio a toda la empresa.

En esta etapa inicial identificamos 3 factores fundamentales:

Visión del equipo directivo

Para lograr una transformación exitosa es indispensable contar con el apoyo de la alta dirección de la empresa. Es necesario establecer la visión de la empresa una vez transformada, definir objetivos claros y compartidos, disponer de un liderazgo fuerte y comprometido con el cambio. Estos puntos servirán de guía durante todo el proceso, permitiendo evaluar el progreso de la transformación y el establecimiento de prioridades del trabajo a realizar.

Selección de iniciativas

La selección de las iniciativas es clave para el éxito del cambio hacia la agilidad. Algunas características para tomar en cuenta son:

  • El plazo o tiempo estimado de ejecución debe ser lo suficientemente corto para lograr victorias tempranas y generar aprendizaje para otras iniciativas.
  • Debe haber la flexibilidad necesaria para que se pueda experimentar y aprender.
  • La iniciativa debe generar valor al negocio. Al seleccionar iniciativas internas puede suceder que pasen desapercibidos los beneficios de la agilidad. Asi mismo que puede ser visto más como un gasto y no como una inversión.
  • Debe contar con los recursos necesarios en tiempo y forma.

Ejecutar Pilotos
Una vez seleccionadas las iniciativas, es hora de comenzar a formar los equipos y lanzar pilotos que comiencen a utilizar prácticas ágiles. Con estos pilotos se comenzará a diseñar el modelo operativo ágil, es decir, las prácticas, herramientas y procesos que seguirán los equipos ágiles. De igual forma, al ser equipos multifuncionales, se comenzarán a diseñar las estructuras de los equipos, roles, temas de comunicación y sincronización, espacio físico, instalaciones, recursos y entre otros.
Este proceso se realiza de forma iterativa, ajustando y alineando la visión, los objetivos. Se lo trabaja seleccionando nuevas iniciativas y ejecutando pilotos, hasta que se logre un nivel de madurez que permita iniciar el escalado de las prácticas a otros equipos, áreas y/o prácticas de la empresa.

Los beneficios de adoptar esta estrategia radican en la obtención de resultados a corto plazo. El aprendizaje continuo permite hacer ajustes de dirección de forma oportuna y reducir el desperdicio. Adicionalmente, fomenta un cambio cultural progresivo y de bajo impacto. Y lo más importante, permite que la empresa descubra su nueva identidad de forma orgánica.

De esta forma, las empresas pueden iniciar un proceso complejo y extenso, pero de una forma práctica y sencilla. Hacerlo así les permitirá evolucionar y convertirse en una versión mejorada y mucho más competitiva de lo que hoy día son.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *